Boston se lleva todo

0
13

Los 108 triunfos de Medias Rojas fueron la mayor cantidad en la historia de la franquicia y la mayor en Grandes Ligas desde que Seattle ganó 116 en 2001. En postemporada, derrotaron a Yanquis y Astros, para acabar con Dodgers en cinco juegos dentro de la Serie Mundial

Medias Rojas de Boston lograron una temporada mágica que terminó con el título de la Serie Mundial.

Fue un equipo armado con perspicacia y dirigido con inteligencia. Su grupo de propietarios no tiene comparación y el talento que poseen en el terreno tampoco.

Navegaron a toda velocidad por la postemporada, ganando 11 de 14 duelos y eliminando a otros dos equipos que ganaron cien juegos -Yanquis de Nueva York y Astros de Houston- antes de llegar a la Serie Mundial.

Los 108 triunfos fueron la mayor cantidad en la historia de la franquicia y en MLB, desde que Seattle ganó 116 en 2001 (no llegaron a la Serie Mundial). Terminaron ocho juegos por delante de los “Mulos”,  ganando 100 juegos, y se hicieron con la punta de la División Este de la Liga Americana el 2 de julio para no soltarla más. Pasaron 141 de 186 días en lo más alto de su llave y nunca estuvieron a más de dos juegos del primer lugar.

“Este es el mejor equipo de Medias Rojas de todos los tiempos”, proclamó el propietario principal del club, John Henry, quien junto con Tom Werner compró el equipo a finales de 2001.

Desde entonces, sólo los neoyorquinos han ganado más juegos de temporada regular. Y ningún otro equipo ha ganado más veces la Serie Mundial en las últimas 15 campañas que las cuatro que tiene Boston (Gigantes les siguen con tres).

Henry y Werner han contratado gente inteligente y les han dado los recursos y la libertad para hacer su trabajo. Este campeonato de 2018 empezó a tomar forma con el desarrollo de jugadores de casa como Mookie Betts, Xander Bogaerts, Andrew Benintendi y Bradley.

Boston también hizo cambios inteligentes (Chris Sale, Craig Kimbrel, Rick Porcello) y gastó fuerte en agentes libres (J.D. Martínez y David Price) cuando fue necesario. Pero pocas decisiones fueron tan importantes como haber contratado a uno de los ejecutivos más respetados del Beisbol, Dave Dombrowski, como presidente del departamento de operaciones de Beisbol hace tres años. La firma del slugger Martínez la pasada primavera creó ese súper lineup, y luego redondeó al equipo adquiriendo en cambios a Pearce y al lanzador Nathan Eovaldi.

Pearce llegó en un junio en un cambio para fortalecer un lineup que ya era el mejor. Cerró octubre con un jonrón y cuatro empujadas en el Juego 4 y dos jonrones y tres empujadas en el juego decisivo para terminar coronándose como Jugador Más Valioso de la Serie Mundial.

Cuando Dombrowski fue a buscar un nuevo manejador el invierno pasado, contrató a Cora, de 43 años, coach de la banca de los Astros. En su camino hasta convertirse en apenas el quinto dirigente novato que conquista el Clásico de Otoño, se perfiló como el prototipo del mánager, moderno al construir una relación indestructible con los peloteros.

“Esa fue la meta desde el día 1. Han sido muy consistentes. No hay egos. Juegan al Beisbol de la forma correcta. Se merecen lo que lograron. Esto es algo fantástico. Es muy gratificante ser parte de algo así”, expresaría Cora.

 

DODGERS CAEN POR SEGUNDO AÑO CONSECUTIVO

Los Dodgers entran a un periodo lleno de decisiones pendientes sobre algunos de los principales nombres de la franquicia, incluidos Clayton Kershaw, Manny Machado y el manejador Dave Roberts.

Kershaw tiene hasta hoy viernes 2 de noviembre para decidir si opta por salirse de los dos últimos años de su contrato, por los cuales cobraría 65 millones. De hacerlo, el lanzador de 30 años que ha pasado once temporadas de carrera en Los Ángeles, podría convertirse en agente libre. La gerencia ha dejado claro que quiere que Kershaw continúe como el rostro de la franquicia.

El tres veces galardonado del Cy Young en Liga Nacional tiene marca de 9-10 con efectividad de 4.32 en la postemporada. En dos Series Mundiales consecutivas, su récord es de 1-2 con 5.40 de efectividad. Cuatro de sus seis aperturas en postemporada en juegos de eliminación potencial terminaron en derrotas, incluida la del domingo 28 de octubre por 5-1.

Machado fue la adquisición estelar de Dodgers, quienes lo obtuvieron a media temporada en un canje con Baltimore para ayudarlos a ganar su primera Serie Mundial desde 1988, luego que el campocorto Corey Seager se lesionó.

Se espera que Seager regrese la próxima primavera y Machado no. Se unirá a Bryce Harper, de Washington, como los nombres más importantes en el mercado de la agencia libre.

Roberts recibiría una extensión de contrato a largo plazo, luego de conducir al equipo a tres títulos consecutivos de la División Oeste de la Liga Nacional y a dos apariciones en la Serie Mundial en su breve gestión.

“Mi plan es dirigir a los Dodgers.  Obviamente, entiendo que en última instancia mi trabajo es guiarlos a un campeonato y no hemos conseguido eso todavía”,  el mánager de “LA”, quien fue  abucheado durante la Serie Mundial.  (Con información de www.mlb.com)