Carta de MITRE a Ruiz Esparza, había desestimado opción aérea de Santa Lucía

0
200

En una misiva, fechada el 18 de octubre, la corporación estadounidense MITRE (organización dedicada a estudios en materia aeronáutica) señaló que no considera apropiado el plan que integraría el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y la Base Aérea de Santa Lucía, como lo propone el equipo del presidente electo Andrés Manuel López Obrador.

Lo anterior debido a que el proyecto no ha sido estudiado completamente, a diferencia del aeropuerto proyectado para desarrollarse en Texcoco, que MITRE considera “casi seguro” realizable desde 2012, luego de haberse analizado por este organismo y corroborado por la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI).

En la carta, enviada por Bernardo Lisker, director Internacional e Ingeniero Principal Senior de MITRE al secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, otro de los motivos por el que proyecto aprobado en la consulta, efectuada del 26 al 28 de octubre pasado, no se considera factible es porque el plan de Santa Lucía “es de cortísimo plazo”.

“En el peor caso, es que es muy preocupante, podría llevar a que la capacidad operacional sea aún menor que la actual capacidad del AICM por sí solo”.

El tecer argumento que refiere, es en cuanto al diseño aeronáutico, que define como “complejo e incierto para una sola pista comercial operando en Santa Lucía”, y apunta: “ahora se habla de operar simultáneamente dos pistas separadas 1,500 m (llàmemosle a esta operación simultanea ‘dual’) En 2015 se hablaba de pistas separadas unos 300 metros, es decir, no de una operación dual”.

Lisker resaltó “tome nota que en todo el mundo fuera de Estados Unidos sólo existen unos diez aeropuertos que operan duales En el caso de Santa Lucía es extremadamente complejo” Más aún, nadie ha calculado la separación correcta requerida en Santa Lucía para duales con base en la densidad del aire (que se correlaciona con su evaluación) y así asegurar una bajísima probabilidad de colisiones causada por desviaciones.

Ello -específica MITRE- requiere de un cálculo por medio de un modelo altamente sofisticado desarrollado por este organismo.

Asimismo, sugirió que la palabra viabilidad se maneje con precaución pues se presta a la manipulación en vista de que en materia de ingeniería ciertas soluciones conllevan restricciones técnicas, tratándose del proyecto AICM-Santa Lucía encaja en la categoría de “altamente restrictivo”, debido a la separación que implica con el tráfico hacia el AICM.

Estas “restricciones” no resolverán el problema del manejo de la creciente demanda de la Ciudad de México, con todo y que Toluca represente una válvula de escape, al final de cuentas, resulta “limitada”.

En resumen, indica el documento, “no debería considerarse la coexistencia del AICM-Santa Lucía sin tomar en cuenta la complejidad que reviste su operación y el hecho de que dista mucho de haber sido completado un estudio aeronàtico serio”.

A continuación la misiva completa: