El trasero robótico de Ford suda para probar la resistencia de sus asientos

0
6

Ford piensa en los escenarios más comunes pero poco pensados en los que puede fastidiarse un automóvil. Al menos eso sugiere este retorcido video donde vemos su culo robótico, Robutt, en acción.

Este trasero busca imitar el comportamiento de un usuario que ha realizado una sesión ruda de ejercicio y que luego de ella se sube a su automóvil Ford para ir a su destino.

La humedad salina del sudor pude dañar los interiores de los asientos y alterar la moldura de su ergonomía.

Ford

Así que Ford creó este peculiar autómata. Donde implementó un brazo robot con una almohada en el extremo.

Conectando todo con un sistema difusor de humedad, para imitar el fenómeno que sucede cuando un trasero sudado se sienta en el coche.

En las pruebas del Robutt el cojín se moja con cerca de 450 mililitros de agua. A la par que se calienta a cerca de 36 ºC. Para imitar la temperatura humana.

El brazo por su parte hace la maniobra de presión sobre el asiento un total de 7.500 veces al hilo. Todo con la finalidad de imitar el uso que se le da en una década.

Si usted amable lector conduce un Ford Fiesta 2018 es un hecho que el Robutt pasó por su asiento.