Intermoda cierra con folclor contemporáneo

0
6

La consagración en la industria de la moda ha sido rápida para Carlos Pineda, el diseñador colimense que, a tres años de fundar su firma, se ha convertido en una de las promesas con mayor expectativa en las pasarelas, vitrinas y editoriales especializadas internacionalmente.

El diseñador fue responsable de protagonizar, durante la noche de ayer, la pasarela de clausura de la 71 edición de Intermoda. Teniendo al Ex Convento de Santa Teresa en el Centro Histórico de Guadalajara como escenario, el creativo presentó su más reciente colección, “Sombras”, enfocada al concepto otoño-invierno con una perspectiva que recoge el glamour y folclor mexicano desde una esencia contemporánea y totalmente disruptiva a los patrones y tendencias tradicionales de la moda.

“Buscamos hacer piezas únicas y con muchos detalles. Mi lema es: el diablo está en los detalles. Eso siempre se destaca en mis prendas, se transforman. Anteriormente presentaba una propuesta más colorida y brillante y ahora traté de ofrecer la versión oscura, es mi trabajo más preciado, el que más me ha gustado”.

Otoño-invierno. La colección recoge el glamour y folclor mexicano desde una esencia contemporánea y disruptiva. EL INFORMADOR/F. Atilano

Considerado como uno de los 100 mexicanos más influyentes en los últimos años y respaldado por editoriales como “Vogue” y celebridades como la chilena Mon Laferte -quien vistió de Carlos Pineda en los Grammy Latinos- el diseñador regresó a Guadalajara con su colección más ambiciosa conformada por más de 60 prendas prioritariamente femeninas con vestidos de alta costura en su confección cimentada en los principios del origami y la mezcla rebelde de estampados.

“Siempre destacamos los detalles, cada prenda puede llegar a tener más de 25 estampados y eso es complicado aterrizarlo. La elaboración de cada pieza depende de la cantidad de volumen que lleve, siempre me inspiro en la naturaleza, me gusta el origami, apostar por la sobre tela que puedo traducir de las plumas de una ave o los pétalos de una flor y ahora añadí una cuestión más vaquera”.

Bajo esta idea, Carlos Pineda aterrizó 64 salidas en las que incluyó una minicolección varonil retomando la mezcla de estampados desde el clásico binominio de lunares negros y blancos flamencos, hasta faldas amplias de plisados sobreexpuestos que recuerdan a las mujeres del campo, escaramuzas charras y comunidades indígenas con bordados artesanales.

Expansión latente

En próximos meses, Carlos Pineda lanzará su firma a través de tiendas y distribuidoras comerciales dentro y fuera de México, para ampliar así el mercado de lujo que comenzó a gestar desde el inicio de su carrera en exclusivas boutiques y hoteles del país y Europa.